Experiencia de Intercambio Escuela de Administración Hotelera y Gastronómica – Victoria University of Wellington

el .

daniela javieraDurante el primer semestre del presente año, 4 alumnos pertenecientes a nuestra Escuela participaron de los programas de intercambio organizados por la Universidad de Valparaíso. Nuestros alumnos visitaron países como Argentina, Perú, Brasil y Nueva Zelanda.

Javiera de la Fuente junto a Daniela Candia visitaron Victoria University of Wellington, institución ubicada en la capital de Nueva Zelanda, que se convirtió en su hogar y un lugar que las acogió y les permitió vivir una experiencia inolvidable.

Invitamos a las alumnas a que nos compartieran su experiencia y esto fue lo que nos contaron.

¿Cuál fue su motivación para emprender esta experiencia?

Viajar a un país de habla inglesa, ya que en nuestra carrera es muy importante tener un buen nivel de inglés, frente a esto concluimos que la mejor alternativa de aprender un segundo idioma es viajar, tirándonos a los leones y Nueva Zelanda era la mejor opción para nosotras.

Daniela 1

¿Cómo surgió la oportunidad de aplicar el programa de intercambio?

Estábamos realizando un trabajo académico, cuando nos planteamos la factibilidad de visitar otro país, por un buen tiempo tuvimos la inquietud, sin embargo, no habíamos buscado la suficiente información como para concretar una acción.

Cuando comenzamos a realizar las gestiones, nos enteramos que la Universidad permitía hacer un intercambio con Nueva Zelanda y que para este destino no pedían ningún tipo de prueba o certificación de inglés, sino que solo una entrevista y una carta de respaldo de nuestro profesor del idioma. Luego de un tiempo la universidad difundió la apertura del proceso de intercambio y en 2 semanas tuvimos que realizar una larga lista de trámites como completar solicitudes, formularios, elaborar cartas de recomendación, etc.

El proceso si bien fue intenso también se realizó de manera fluida, ya que, a pesar de ser las primeras de la Universidad en viajar, todo el proceso estaba estandarizado.

Luego de un tiempo se nos entregaron los resultados de la postulación interna, cuando nos enteramos que habíamos sido aceptadas nos pusimos muy felices, sin embargo aún lo veíamos un poco lejano.

Javiera 2

¿Cómo fue el proceso una vez obtenida la beca?

Javiera 1Luego de la obtención de la beca, nos encontrábamos esperando la carta de aceptación por parte de Victoria University of Wellington, para esto tuvimos que entregar nuestra concentración de notas traducidas al inglés, pasaporte, visa, y acreditar que contábamos con el dinero para mantenernos durante el tiempo de intercambio en Nueva Zelanda.

¿Cómo fue la reacción cuando se enteraron que la Universidad en Nueva Zelanda les acepto la postulación?

Javiera: Con la postulación en marcha, venia la etapa de la espera de los resultados, este tiempo fue de mucha expectación y ansiedad, estábamos atentas a todos los correos con la expectativa de encontrar los resultados de la postulación. Muchas veces al escuchar el tono de recepción de email me encontré con decepciones porque no tenían relación con la postulación, sin embargo, en una oportunidad mientras viajaba en micro, me llegó el correo electrónico que contenía la notificación, no lo podía creer, quería gritar y celebrar, hasta que llegué a mi casa para contarle a mi familia y amigos quienes se pusieron felices por la noticia

Daniela: La noticia fue genial a pesar de que fui de las ultimas seleccionadas, resulta que en la postulación había otra Daniela Candía lo que generó una confusión y atraso en el proceso, cuando llegó el momento de la noticia de la obtención de la beca, me encontraba en la universidad haciendo un trabajo con mis compañeros, lo primero que hice fue llamar a mi papá quien me felicitó, pero enfatizó en que debíamos evaluar bien si realmente el dinero de la beca era suficiente o no para cubrir todos los gastos del intercambio, posteriormente llamé a mi mamá quien muy nerviosa me felicitó y me dijo que mi papá ya le había contado, y que en la casa hablaríamos. Cuando me enteré que Victoria University of Wellington me había aceptado, me encontraba en Temuco con unas amigas, asique el festejo fue increíble, me sentí completamente agradecida de Dios por todo lo que me estaba pasando.

En el proceso de trámites finales para emprender el viaje a Nueva Zelanda, tuvimos que seguir completando formularios, y la principal dificultad radicó en traducir al inglés tanto la información proveniente desde Nueva Zelanda como los documentos que emitimos desde acá, es decir, traducir certificados, cartas de recomendación, calificaciones, etc. Además, en la universidad nos orientaron en la inscripción de asignaturas, para ver la convalidación de las mismas, así como cuáles íbamos a cursar allá.

La universidad nos exigió tener la visa de estudiante por el plazo de estadía junto con la adquisición de un seguro de salud, y por tuvimos que firmar un documento donde nos comprometíamos a aprobar la carga curricular.

Daniela 3

¿Cómo planificaron el alojamiento?

En cuanto al alojamiento teníamos que optar a alojarnos dentro o fuera de la Universidad, esta decisión tenía implicancias en cuanto a los costos, ya que vivir dentro de la universidad significaba un mayor nivel de gastos, de todos modos si bien era más caro fue la mejor decisión porque pudimos compartir con otros estudiantes de otras naciones, lo cual nos obligaba a hablar y practicar el inglés, nos permitió conocer sus culturas, participar, de fiestas y festivales, había un departamento que se encargaba de administrar la villa, y organizaba la limpieza y participación de los alumnos en las actividades organizadas por la Universidad. Descubrimos que Nueva Zelanda tiene una diversidad cultural impresionante conocimos gente que venía de Vietnam, EEUU, china, Japón, Europa, etc.

Cuando llegamos al aeropuerto, nos estaba esperando una delegación perteneciente a la Universidad, y nos recibieron de una forma muy acogedora, nos llevaron y nos dieron la bienvenida con algunos regalos como tickets para visitar museos, parques e incluso presenciamos un partido de rugby.

País acogedor y organizado

La Universidad era realmente gigante, en su instalación contaba con bancos, restaurantes, farmacias, centros médicos, gimnasio, se instalaba semanalmente una feria de frutas y verduras, en cuanto a las clases propiamente tal, la primera interacción con la universidad fue el recibimiento el cual se realizó en un auditorio donde había cientos de alumnos, en este lugar nos presentaron el reglamento académico completo, donde nos indicaban los requisitos para aprobar las asignaturas junto con otras políticas para alumnos de intercambio.

¿Cómo fue el reto de entender las clases dictadas en inglés?

Javiera: Al principio sentía un poco de miedo porque no entendíamos nada de inglés y me planteaba cómo iba a aprobar los módulos, puesto que los alumnos y profesores solo hablaban inglés y además tenían un acento neozelandés muy especial, sin embargo con el tiempo y con la ayuda de mis amigos de allá, fui adquiriendo más vocabulario siendo capaz de entender y hablar un ingles fluido.

Javiera 3

Daniela 2¿Cómo era el sistema de clases?

Nosotras tuvimos 3 asignaturas, cada una de ellas tenía una clase general que duraba 50 minutos, ésta clase se realizaba en una gran sala con una gran cantidad de alumnos, además la asignatura se dictaba a través de tutorías donde nos reuníamos en grupos de 8 personas, en la cual profundizábamos los contenidos para una mejor comprensión.

¿Qué les diría a sus compañeros de cursos inferiores?

Daniela: Que se atrevan y tomen el desafío de participar en un programa de intercambio, si bien al principio se puede ver un poco lejano, superando cada obstáculo, el sueño se puede convertir en una realidad, en lo personal cuando pienso en un objetivo, trato de planificar e ir resolviendo en el camino las distintas situaciones. Es importante dejar los miedos de lado y atreverse a participar, ser perseverante en las postulaciones.

Javiera: Honestamente, lo que uno gana es espectacular y enriquecedor, les recomiendo salir de la zona de confort y emprender el desafío, ya que son oportunidades únicas que entrega la universidad tanto en el convenio de intercambio como el financiamiento, lo cual nos entrega experiencias enriquecedoras por lo que sin lugar a dudas vale la pena.